06 julio 2007

Más café

La tarde se fue callando y con ella el color de tu piel se volvió del único gris que no puede ser triste, cayó el atardecer y con él vinieron los olores a dar el relevo a tus colores, tu tacto derrocó a tu voz y mis sentidos al razocinio; aunque aún te oía entre el pozo de tus ojos y esa sorda voz que sólo podía intuir leyendo subtítulos en las manchas de tu pupila, aún coloreada. Depués, las sábanas y el sinsabor que dejan los hoteles a las 12 a.m.

4 comentarios:

  1. Anónimo6:22 p. m.

    Tanto sol, tanta curva, tantos blancos a mucho más aspiran. Con verdes curvas, con espumas vagas, la luz, primera artista, modela para diosas inminentes hechuras fugitivas.
    No hay onda que no sueñe en dar su carne transparente a una ninfa

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:47 p. m.

    En el momento justo que crees que todo es perfecto, la luz, el color de la piel, la mezcla de olores tan sujerentes que te incitan a seguir con el movimiento.... Te levantas de la cama y te invade esa sensación de tener que irte a tu rutina habitual

    ResponderEliminar
  3. EL PESIMISMO ES EL BETO HACIA LAS POTENCIALIDADES PROPUGNADO POR UNA CONCIENCIA VENCEDORA.
    VISITA WWW.VISORCUBANO.BLOGSPOT.COM

    ResponderEliminar
  4. Es lo que tienen estos meses de verano: largos atardeceres de los que nos queda apenas un olor y sin saber muy bien si fue alucinación.

    ResponderEliminar