15 septiembre 2006

Una noche cualquiera

El bar, en su sitio, la barra, dentro del bar, y yo apoyado en la barra con la piel pegajosa y la camiseta pegada a la espalda; en ese momento, mientras aspiraba a convertir mi medio- borrachera en una soberana y maestra intoxicación apareció el personaje con la capucha y la guadaña; ya le expliqué que era de mala educación entrar en un lugar cerrado con la cabeza tapada y mucho más si es un bar y se viene armado... algo dijo de mi alma, pero no estaba yo para ese tipo de gaitas y le dejé bien claro que “aquí se viene a beber, no a hacer amigos” y puesto que el honrado tabernero debía costearse la vida; si pretendía continuar ahí como un pasmarote debería al menos consumir y si lo que pretendía era sacarme la más mínima conversación debería hacerlo a mi ritmo. El día siguiente las guerras se pararon y nadie pudo morir, La Muerte estaba durmiendo la resaca en la trastienda de un bar que ya no existe...mientras, yo sigo buscando uno abierto.

5 comentarios:

  1. Anónimo1:57 p. m.

    Los héroes de hoy son así...

    Resulta que llego el otro dia a una terraza de un bar en mi pueblo (Griñon) con el A6, mi mujer y yo. Aparco justo enfrente de las mesas y sillas y al lado de un pedazo de mercedes 600 SEL V12 con matricula m....nm osea que si no me equivoco es del 1992 mas o menos.

    Bueno a lo que vamos, nos sentamos junto enfrente de los dos coches y creo que el dueño era un cincuenton que estaba tomando algo con su mujer a nuestro lado. En esto llega un 206 "ultrastreetrayotunnig" en un color inexplicable y todo reluciente y lo tipico con las ventanillas bajadas y la musica de maxima f.m a tope y pegando acelerones para que se oyeran sus "maxmegatubarros".

    Va el tio y aparca en doble fila detras (en gran parte) del mercedacos y del mio. Se bajan dos pinpines con los pelos despeinados hacia arriba y engominaos hasta el culo, se quedan mirando el Mercedes y mi A6 y se sientan en la mesa de al lado con otros tres colegas que ya estaban en la terraza.

    A la que venian a sentarse el hombre del Mercedes le dice educadamente al chico que le quite el coche que va a salir. El neng le dice que si que ahora mismo y entre risas con sus amigos comenta por lo bajini que una mierda que mucho coche pero que le va a tocar esperar un ratito. Mientras el se regocija con sus amiguitos los cuales tambien se partian el culo, el cincuenton del Mercedes con el coche ya un rato encendido le toca el claxon y le dice que haga el favor de quitarselo y el niñato le dice "que te esperes hombreeee, tanta prisa y tanta polla" palabras textuales y el crio sigue bebiendose su caña con los amigos de fondo partiendose el culo.

    Ahora viene lo bueno. El tio del mercedes mete marcha atras y acelera a tope con sus 408 CV que tiene el bicho (si no me equivoco) y le mete al del 206 un estacazo del copon y le empotra toda la puerta del copiloto para dentro medio metro por lo menos, yo y todos los de alli nos quedamos asi, menos el crio del 206 que se quedo blanco.

    Se abalanzan sobre el viejo todos los chavales y tres o cuatro tios que estabamos alli les paramos los pies, el dueño del 206 le empieza a gritar al del mercedes que si esta loco que si tal... El cincuenton se baja tranquilamente (la mujer ni se menea,se queda sentadita) y le dice al chaval que 'creia que ya se lo habia quitado y que no habia visto el coche' y le dice para mi la frase del siglo.
    Al loro: "MIRA HIJO PARA SER CHULO EN ESTA VIDA HAY QUE TENER COJONES Y DINERO y ahora saca los papeles que hacemos el parte y no te preocupes que la culpa la he tenido yo pero tu coche se va ha quedar un mesecito en el taller, un poco mas de lo que tu me has hecho esperar a mi".

    Im-presionante la gente hasta aplaudia, el niñato no sabia donde meterse y creo que no va ha olvidar esa frase en su vida, je,je fue para verlo. Casi le pido un autografo al del mercedes, hasta la mujer que ni siquiera hizo gesto de preocupacion. A todo esto decir que el mercedes ni siquiera se abolló, unos rasguños de la inexplicable pintura del otro y ya está, vamos ni comparacion con lo que le hizo al 206.

    ResponderEliminar
  2. Jeje

    Esta historia me la mandaron por email hace unas semanas y la verdad es que está chula aunque te la hayas apropiado ilicitamente.

    ResponderEliminar
  3. Señor A1:53 p. m.

    La muerte tenia una extraña mania:
    No podia dejar una birra a medias, siempre tenia que ver las botellas llenas.

    Al encontrarmela sentada llorando en una esquina al lado de un contenedor de vidrios a reciclar supe instintivamente que las cosas estaban cambiando.
    Pues solo la muerte lloraria por la muerte de las botellas vacias y solo yo consolaria a la muerte

    ResponderEliminar
  4. estoy casi convencido de que el usuario anónimo que ha colgado el plagio, ha sido Jaime. Adelante, reconócelo

    ResponderEliminar
  5. Anónimo1:58 a. m.

    Pues no, estas bastante equivocado

    ResponderEliminar