05 octubre 2006

La estupidez, algo fascinante

A lo largo de mi vida me he cruzado con mentes despiertas, creativas, algunas de ellas realmente privilegiadas e incluso brillantes (recuerdo una en concreto que lo era literalmente); que siempre habían despertado en mí admiración y pocas o casi ninguna envidia. Pero lo que últimamente me fascina es la Estupidez ("falta notable en comprender las cosas") y es que, desde luego que si el talento tiene límites y casi siempre acabas hallándolos, la estupidez es infinita, o al menos inmensurable hasta para las mentes más despiertas; y ésto que parece una paradoja (que el listo no pueda medir al tonto) es algo casi mágico; pero no nos confundamos, la estupidez es maravillosa cuando actúa, el mero estúpido que posa al otro lado de la conversación no tiene ningún encanto; es como echar cerveza en un adoquín desalmado (nada que ver con nuestro amigo Marco), se llenará, pero no se embriagará. El estupido resulta fascinante cuando ejerce en consecuencia a su falta de inteligencia, porque el listo es previsible, ya que obra en favor de un razonamiento, a veces, próximo a la verdad; pero el tonto no, el tonto va mucho más allá, o acá, y sólo actúa, aún no tengo muy claro si en consecuencia de una serie de razonamientos totalmente dispersos e inconexos o simplemente por impulsos electromagnéticos convulsimos fruto de la telefonía móvil. Así pues del tonto todo es esperable, abarca el estado absoluto (desvinculado) de la acutación y del razonamiento, mientras que del listo, hemos de esperar pautas y roles de actuación asequibles a los listos; por eso la estupidez no está llamada a ser comprendida por los listos y de ahí que os pido que no desesperéis y disfrutéis del espectáculo.

17 comentarios:

  1. Vamos que leyendo tu texto se puede deducir que un tonto es más listo que un no tonto porque es impredecible y por tanto vivirá una vida más emocionante que el listo, el cual, basando su vida en decisiones racionales será predecible y aburrido.

    Hace tiempo que tengo claro que la ignoracia da la felicidad, el estupido acabará siendo ignorante y al serlo no se dará cuenta de todos los problemas que rodean su vida y su mundo y será feliz conformándose con su patética vida o simplemente mirando la televisión observando el programa estupido de turno. Sin embargo el listo será culto y consciente de todos los problemas suyos y del mundo y por tanto jamás podrá ser feliz porque su vida se verá atrapada en los problemas, no se conformará con pasarla sin más pero seguramente se verá superado por las circunstancias y al no poder solucionar los probelmas seguirá siendo infeliz.

    Vamos que el estupido es impredecible, ignorante y feliz frente al predecible, culto e infeliz listo.

    ResponderEliminar
  2. Mmm error.

    El inteligente sabrá cuales son los problemas, pero no por ello sufrirá un continuo estado de decadencia y sufrimiento.

    El inteligente será el que disfruta de lo bueno, mientras que al ignorante, lo sufrirá sin saberlo.

    ResponderEliminar
  3. ¿Sufrir sin ser consciente de ello? Chatín, compra un diccionario, léelo, mejor, estúdialo; y seguramente para cuando tengas la suficiente propiedad en el lenguaje, por no hablar de los razonamientos, ya esté muerto y no tenga que leer ciertas incoherencias.
    Claro, que otra opción es seguir siendo fascinante.

    ResponderEliminar
  4. La ignorancia y la sabiduría, como la oligofrenia y el talento, se cruzan a veces dentro de la misma cabeza.

    ResponderEliminar
  5. Señor A12:55 p. m.

    En fin, para mi la felicidad no viene dada por lo inteligente o estupido que seas, si no mas bien por el ansia del ser humano por querer mas...
    ¿Quien es mas feliz el que mas tiene o el que menos necesita?.
    Como el ser humano siempre quiere algo nunca sera feliz, por que una vez que lo tienes quieres otra cosa y el no tener esa ultima cosa te hara infeliz. Al final la felicidad siempre es pasajera de un tren que se escapa.

    ResponderEliminar
  6. Tirando de argumentos de autoridad, afirmo que:
    felicidad.
    (Del lat. felicĭtas, -ātis).
    1. f. Estado del ánimo que se complace en la posesión de un bien

    El sentimiento ansioso o el "seguir queriendo" pueden traducirse como un anhelo de seguir teniendo en un futuro.

    ResponderEliminar
  7. Ayer al salir de mi magnífico y pijísimo colegio donde entreno descubri que muchos hombres con dinero se sienten atraidos por las mujeres fascinantes sin otro pito que rascar que ir a buscar al niño al cole en un BMV X3 desde la casa que tienen 500 metros más arriba del cole. Total como no tienen otro pito que rascar (su marido se va a trabajar a las 8.00h y vuelve a las 22.00h después de cepillarse a la amante de turno) pues se van a buscar al niño al cole y a atascar el tráfico de media moraleja.

    Pero lo mejor es que son fascinantes estas mujeres, ayer había una aparcada en doble fila jodiendo el tráfico cuando había no menos de 15 huecos en el aparcamiento donde meter su fantástico BMV X3. Pero no, una persona fascinante no llega a la conclusión de que quizás es mejor no obstaculizar con su coche a otros 10 mientras que sus monísimas niñas (con cara de ser futuras mujeres fascinantes) se tiran 10 minutos para subir al coche.

    En fin, no sé si su hombre también es fascinante o si realmente es muy listo y sabe que una mujer fascinante de este tipo se mantiene mona en el tiempo y encima no se queja porque se la tire a ella y a otras cuantas. Porque la mujer fascinante sabe que si se queja es posible que pierda su posición social que le permite estar todo el día sin hacer nada útil y total ya está educada desde pequeña a ser una mujer fascinante.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo2:30 p. m.

    Jordi dijo...
    La ignorancia y la sabiduría, como la oligofrenia y el talento, se cruzan a veces dentro de la misma cabeza.

    11:34 AM

    Solo que la Oligofrenia es una patologia cronica de nacimiento, y el Talento una virtud o aptitud, que se adopta, se alimenta, crece y puede perderse...
    Dudo que en la cabeza de un oligofrenico exista espacio para el talento.

    ResponderEliminar
  9. El talento se adopta y crece y se pierde... Yo diría que hay gente que nace con una predisposición natural en determinados ambitos de la vida. Estoy de acuerdo en que si no se descubre y se alimenta ese talento no crece, ¡ni siquiera surge! Pero, en mi caso por ejemplo, por mucha música que estudie escuche o me inunde, nunca tendré talento para tocar un instrumento con "duende"...

    Pero bueno, quien dice oligofrénico, dice esquizofrénico o bipolar (Van gogh lo era).

    ResponderEliminar
  10. Si lo malo no es tener o no talento, que en general sin él es difícil sobresalir en muchas facetas, pero no dejan de ser éstas las menos importantes en la vida -> arte, deporte y poco más.

    El resto de la vida se puede superar con una buena dosis de trabajo que permita al necio ser listo y que sin él el listo no pasará de ser mediocre.

    El trabajo hace al talentoso una maravilla y al normal algo fantástico. Lo malo es que muchas veces la pereza hace estragos en los talentosos,normales y mediocres.

    ResponderEliminar
  11. Veamos: el talento es innanto, pero sin trabajo, se queda en la mediocridad, pero dudo mucho que el mediocre por mucho que se afane, consiga salir de su estado, mientras que el talentoso siempre podrá mostrar su capacidad, aunque puede que nunca su virtuosismo. Referente a eso de que el talento sólo es importantes en esas cosas "menores"; depende mucho del sector en el que te muevas, y lo avispado que seas.
    Lo realmente indignante, no es encontrarte con un oligofrénico, sino con un no tarado que no llegue a los razonamientos del primero; porque, al menos a mí, si algo me molesta, es la pereza intelectual, eso y las malditas montañas, esas rencorosas montañas...

    ResponderEliminar
  12. En una charla el entrenador del EBA del Estudiantes nos dijo:

    "La obligación de un entrenador es hacer al jugador lo mejor que el mismo pueda llegar a ser"

    Pues quizás esa es la obligación de cada persona, llegar a ser tan bueno como su capacidad le permita y no estar todo el puto día tirando en el sofa diciendo que horrible que es su vida o que triste que es porque no puede ser un superfutbolista cocainómano endiosado y completamente sobrepagado.

    ResponderEliminar
  13. ¿Obligaciones? creo que no, por el mero hecho de nacer, nadie tiene ninguna obligación, la vida es una imposición y las únicas obligaciones que tenemos son las que adquirimos de forma voluntaria

    ResponderEliminar
  14. Un entrenador asume voluntariamente la obligación de entrenar a sus pupilos.

    Lo que nos viene a decir este entrenador es que no siempre se puede conseguir que un chico sea muy bueno porque sus limitaciones físicas o su falta de talento no lo van a permitir por muy bien que éste trabaje.

    Si, Petrovic se levantaba todos los días a las 5 de la mañana para poder haber estado 2 horas tirando a canasta antes de ir a clase y quizás haya sido el mejor jugador europeo de la historia. Pero sin el talento que tenía todo ese entrenamiento no lo hubiera dado tanto resultado, pero seguramente le hubiera permitido vivir bien del baloncesto porque tenía el físico necesario.

    ResponderEliminar
  15. Entiendo de sobra que el entrenador asume su responsabilidad de forma voluntaria, pero nadie elige vivir

    ResponderEliminar
  16. Señor A11:20 a. m.

    La eleccion de la vida es irrelevante en este caso por que ya estas viviendo lo quieras o no. Tu eleccion es como quieres vivir.
    En vuelta rapida o en el sillon?

    ResponderEliminar
  17. Es relevante en cuanto que nadie te puede pedir resposabilidades por una opción que no has elegido (vivir).

    P.D. en vuelta rápida, por supuesto

    ResponderEliminar