17 mayo 2007

Breves consejos de fotografía

Tal y como has solicitado, no pretendo extenderme mucho ni entrar en detalles como el origen de la fotografía (la cámara oscura, consultar wikipedia) la etimología de la palabra (siempre tan bonita) y las especificaciones técnicas de una cámara, así como la evolución tecnológica de la misma (¿en serio que no quieres que hable de esto? Jo).

La fotografía, básicamente consiste en la captación de una sección de la realidad que percibimos a través de la vista, de ahí que tengamos que tener en cuenta varios factores:

-El ojo humano se adapta con una facilidad asombrosa a las circunstancias de luz, así mismo el cerebro interpreta gran cantidad de la información fotónica que recibe, convirtiéndola en datos; ventaja que no tendremos cuando veamos una foto por no estar dentro de ella, así que habremos de facilitar el trabajo al posible observador.

-Cuando observamos una escena del entorno que nos rodea, tenemos una circunstancia de espacio-tiempo que nos hará entender mejor la imagen que percibimos a través de la vista, en la foto tomada, tendremos que elegir un encuadre o sección de la imagen delimitado por las dimensiones del cuadrante fotográfico.

-El ojo humano sabe de geometría, pero mucho más sabe la parte que interpreta la visión, con esto quiero que decir, que por ejemplo una distancia de 20 metros en la horizontal no será interpretada igualmente que la misma distancia en la vertical, donde nos dará una mayor sensación de lejanía, pues el ser humano está programado para vivir con una visión horizontal (creo que me estoy yendo por los cerros de Úbeda).

Para poder compensar todo esto y al mismo tiempo, poder “maquillar” la “realidad” que observamos para conseguir optimizar la naturaleza a plasmar, ahí van varios consejillos y explicaciones:

-Velocidad de obturación: se define como el tiempo que la película (en nuestro caso sensor fotónico) permanece expuesto al haz de luz y puede oscilar desde 1/1000 (la de Rafa) o 1/2000 ( la de Amilcar), inclusive 1/4000” (mi amorcito) hasta 16 “(Amilcar) 30” (Mata) o inclusive más. Durante este tiempo el sensor está percibiendo la luz que el objeto enfocado refleja sobre nuestros preciados juguetes; así pues ha de tener la cantidad justa para una determinada apertura (término que explicaremos más adelante). Para una apertura automática se recomienda un tiempo de exposición igual a 1/distancia focal que estemos utilizando, si no queremos tirar de trípode o conseguir imágenes movidas. (Ej: para un objetivo de 200 mm, con claridad, podemos utilizar una exposición de 1/200 sin problemas)

-Apertura del diafragma (esto es divertidísimo): viene a indicar la proporción entre la distancia focal y el diámetro máximo del diafragma en cada extensión (Nota. El diafragma es la cosa que se abre y cierra para dejar pasar más o menos luz, vamos, como la pupila que se dilata con el alcohol y hace que veamos borroso y movido). El número indicativo y estandarizado de la apertura del diafragma indica (agarraos que vienen curvas): el cociente entre la apertura máxima del diafragma partido por la distancia focal. Ej: si mi diafragma (bueno, el de mi niña sin cilindros) tiene un diámetro de 50 mm y utilizo un objetivo de 200 mm, la apertura será = 50/200, que vendrá expresado por “f/4” (50/200 = ¼).

A mayor apertura (menor número f) obtendremos una mayor luminosidad (necesitaremos menos tiempo de exposición o dicho de otra manera, podremos utilizar una mayor velocidad de obturación) y una menor profundidad de campo, es decir, que la distancia desde el punto enfocado más alejado y el más cercano enfocado será menor (recomendado en retratos).

A menor apertura del diafragma conseguiremos menos luminosidad (dependeremos de trípode o de ISO´s altas) y una mayor profundidad de campo, situación favorable en el retrato de paisajes en los que queremos que todo salga enfocado.


Consejos prácticos y no técnicos a la hora de disparar:

¿Por dónde empezar? Bueno, por el principio:

-Nunca salgáis de casa sin la cámara y con la batería cargada a tope, en su defecto con pilas de repuesto o una superempuñadura con capacidad para una hiperbatería o dos superbaterías (posible regalo pa´l Mata, aunque me consta que quiere un disparador).

-Leed el libro de instrucciones (Amilcar, creo que no te lo pasé, pero si tienes alguna duda pulsa el botón de ayuda, es la caña) concienzudamente, pues no queremos quedarnos tirados cuando la máquina nos mande señales electromagnéticas a nuestro lóbulo temporal (¡joer, que café más bueno!)

-Retratos:

A la hora de retratar a alguien, pretendemos dar protagonismo al autor de la foto, por su obra maestra y en segundo plano a quien sale en ella, por eso se recomienda usar aperturas grandes y que los objetos que se encuentren dentro el encuadre de la imagen se encuentren lejos del protagonista segundo para sacarlos de la profundidad de campo de la imagen, esto se puede conseguir de dos maneras: con una apertura de diafragma muy grande, o usando teleobjetivos, a mayor distancia focal, para una imagen cercana, menor profundidad de campo. Conseguiremos así una imagen difuminada del fondo que no le quitará protagonismo al ser retratado.

Ojo de buey: que no “ojitos de vaca” (piropo que antaño usaba “El Mata”), viene a definirse como la maldita manía que tenemos de centrar los objetos en la imagen, defecto que nos impedirá “penetrar en la foto”; es recomendable ladearlos y procurar dejar mayor espacio hacia donde se mueva el objeto o mire el sujeto paciente (ser fotografiado).


La regla de los tercios: “si llevas más de 12 tercios, no uses la cámara, correrá serio riesgo de caer al suelo”

-Regla de los tercios (parte II): dividid el rectángulo a fotografiar (lo que veis por el visor) en nueve partes iguales con líneas paralelas (y para lelos, no esos no, Jaime que utilice una de cartón desechable) y procurar situar los objetos protagonistas en la línea divisoria del primer o tercer tercio. Así pues, si se trata de un paisaje, procurad que la línea del horizonte coincida con la primera división horizontal empezando por arriba, salvo que queramos darle protagonismo al cielo (efecto “cielo bajo”) en cuyo caso, haremos coincidir la línea de tierra (nada que ver con diédrico) con la línea divisora del primer tercio empezando por abajo (más café).

-Puntos de fuga: ayudan mucho a dar profundidad al paisaje, se pueden utilizar cualquier tipo de líneas paralelas que quedarán en la foto con una tendencia a unirse en el infinito, ej: vías de tren, líneas de una carretera, estelas dejadas por las naves a las que acabamos de bombardear en defensa de la coalición universal, etc, etc.

3 comentarios:

  1. Claro claro... yo que tengo una canon ixus de juguete.
    Otra cosa que se puede hacer es:
    Durante una magnifico y soleado día de primavera, tomando unos aperitivos en la terraza de un hotel desde donde se divisa Barcelona con su mar de fondo, fijarse en una chica con vestido negro de tirantes y falda a la altura de las rodillas, bastante ceñido pero con un final voladizo. Cabello pelirrojo recogido y una cinta al cuello que baja apretando hacia el canalillo sujetando una cámara de fotografiar ¡Como la del Mata! (¡¡pero que diferente se ve!!). Y nada, como estás en una boda pues acercarte y darle tu dirección de mail, tu teléfono o la dirección de casa para que comparta esas magníficas fotos que sabe hacer.
    ¡¡Que vaya bien la semana!!

    ResponderEliminar
  2. Principiante1:31 p. m.

    Magistral lección de fotografía. Tengo una cámara digital de esas pequeñas, con un zoom que consiste en acercarme mirando por la pantallita, convenientemente tapada por mi mano para que la luz del sol no me impida ver qué coño estoy haciendo. Bien, la pregunta es: ¿Se pueden hacer buenas fotos con una cámara normalita tirando a mala?

    ResponderEliminar
  3. Ahora que lo decís, puede que haya sido ligeramente tendencioso el post, pero sí, claro que se pueden hacer buenas fotos con una cámara de bolsillo, sólo que habremos de cuidarnos mucho más de aspectos externos como la luz y las mozas, pues estas cámaras, por lo general no tienen tantas posibilidades como las que aludo en el "manual". Sí que es importante cuidar aspectos como el enfoque que incluso con las de bolsillo se puede optimizar si tenemos en cuenta que a la máquina le resulta más fácil sobre colores claros, y tratamos de eliminar vicios como el que comento del "ojo de buey". Otra manera de conseguir una mayor o menor profundidad de campo con una cámara sin posibilidad de cambiar manualmente la abertura del diafragama, es enfoncar de cerca, dejar el enfoque con el dedo a medio pulsar y sobre ese enfoque activar el zoom, o si es el caso, acercarnos o alejarnos tratando de no perder el enfoque guardado (creo me lo estoy inventando sobre la marcha, pero debería dar resultado, soy un gran teórico)

    ResponderEliminar