27 mayo 2007

Los tanlentos del equipo (parte I)



Tras muy diversas pruebas, ejecuciones y convivencia, hemos de reconocer que hay una serie de cosas, para las que nuestro valeroso equipo definitivamente no tiene talento, de entre las que resaltamos las siguientes: la comunicación, nuestros mensajes y conversaciones siempre que van enfocadas a compartir información son de mínima dimensión y, por lo general de escasa funcionalidad, otra cosa es cuando tratamos de arreglar el mundo desde la terracita del bar engullendo panchitos; la mentira, definitivamente no es uno de nuestros fuertes, en mente sólo tengo una mentira corporativa y como casi todo lo que hacemos, resultó de un gran esfuerzo para un logro nulo (una vez más…). Por el contrario, en el equipo tenemos un especial talento para meter la pata, crear caos y confusión (auténticos maestros), llevar a cabo esfuerzos ingentes con resultado de trabajo nulo (es divertidísimo), recorrer grandes distancias para tomar una cerveza (auténticos colonizadores), la planificación logística en general, es un campo en el que nos movemos con determinación y soltura; aunque repito, en la planificación, que no en la ejecución, actividad en la que somos divertidísimos desastres. Nuestra capacidad para explicar lo aparentemente inexplicable con argumentos inverosímiles roza la genialidad, al igual que nuestra innata tendencia para meternos en líos, atraer locas y juerguistas, y por supuesto, hacer el gilipollas, aquí es donde nos salimos de todas las estadísticas, modelos a seguir, predicciones o expectativas, para esto somos auténticos maestros con un bagage de experiencias inmensurables, podríamos dar clases, escribir libros, manuales, métodos a seguir, si no fuera porque estamos ocupados haciendo el gilipollas, actividad en la que nos regodeamos con aires de gandeza, nos sentimos plenos y por supuesto, en nuestra salsa. A finales del año pasado el señor A y yo nos propusimos dejar de hacer tanto el gilipollas, pero está claro que tenemos un don para hacerlo y por tanto seguiremos con él, porque como muy bien dice el señor R, los dones están para aprovecharlos y el nuestro está claro cual es: (vamos, todos juntos) hacer el gilipollas, (ahora en pie) hacer el gilipollas, (dando palmas) hacer el gilipollas. Y , es que, señores, si se disfruta con lo que se hace, se mejora en la técnica y se aprovecha la insipiración, se alcanza un estado de plenitud inigualable, dando igual que se trate de resolver el problema de la fusión fría, hablando de amores, o, por supuesto, haciendo el gilipollas.

5 comentarios:

  1. Ya sabes lo nuestro es hacer planes perfectos, magnífica sincronizados y luego a la hora de llevarlos a cabo... estar cada uno en un punto distinto de la ciudad esperando la señal...

    Ya sabes, teóricos!! de vivir?

    ResponderEliminar
  2. Siiii, tenemos talento pa hacer el gilipollas!!
    Y no solo eso, si no que ademas lo hacemos con maestria y clase.
    Nos sentimos comodos con el caos y la confusion, mientras todos gritan y se tiran de los pelos nosotros tomamos el te de las cinco...

    ResponderEliminar
  3. He de confesar, muy buena entrega jajaja.

    ResponderEliminar
  4. Señor A3:10 p. m.

    "a ver que pasa" nos hizo daño
    "no hay webosss" fue perjudicial
    "este año dejamos de hacer TANTO en gilipollas" es mortal

    ResponderEliminar
  5. Creo que hemos pasado por alto el "tú tranqui que yo controlo"

    ResponderEliminar